Analiza la Salud de tu WordPress comercial@webempresa.com

¿Sabes qué son las DNS y para qué sirve? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este sistema.

¿Qué son las DNS?

Las siglas DNS significan Domain Name System y tal como su nombre indica, su misión principal es traducir la dirección IP de nuestra página web al nombre de dominio que tiene asignado.

Para entender qué son las DNS debemos saber que todas las páginas web se alojan bajo una dirección de IP. Las DNS se encargan de traducir esa dirección IP numérica a un nombre de dominio, como por ejemplo www.miweb.com.

Si no existieran las DNS, navegar por internet sería mucho más complicado ya que tendríamos que recordar e introducir el número de IP correspondiente a cada sitio web para poder visitarlo, en vez de simplemente introducir un nombre de dominio.

¿Qué es el servidor DNS?

Un servidor DNS es un software conectado a internet y a una base de datos de un DNS que responde a las peticiones de traducción de las IP en dominios. Estos servidores suelen alojarse en hosts dedicados y existen dos tipos diferentes.

El servidor primario o maestro es el que guarda la información de su zona del espacio de nombres en su propia base de datos. Este sistema no depende de la información de bases de datos de otros servidores externos.

El servidor secundario o esclavo es el que obtiene la información de otros servidores. Si realizamos una petición a un servidor y su base de datos no contiene la información DNS que hemos solicitado, este recurre a la información disponible en otros servidores de nombres y se convierte en un servidor secundario. En estos casos la información obtenida del nuevo DNS se almacena de forma temporal en el caché del servidor y se proporcionará a los usuarios en caso de alguna petición futura.

¿Cómo funciona un servidor DNS?

El funcionamiento de los servidores DNS es muy complejo, pero es bastante fácil de entender. Estos servidores reciben nuestras peticiones cuando escribimos cualquier URL en la barra de navegación de nuestro navegador.

Al recibir la petición, el servidor DNS coteja su base de datos buscando la IP que contiene la información del sitio que buscamos por el dominio que hemos introducido. Al encontrar la información necesaria, responde a nuestro navegador con todo lo que necesita para realizar una petición de conexión al sitio web que estamos intentando acceder.

Para que nuestro sitio web sea accesible a través de nuestro nombre de dominio, este tendrá que estar guardado en la base de datos de los proveedores de DNS. Esto se logra apuntando las DNS del dominio a la IP de nuestro sitio web. Si realizamos cambios en estas DNS, deberemos esperar a que esos cambios se propaguen y sean modificados en todas las bases de datos de DNS, lo que puede tardar varios días.

Si el servidor DNS que contiene nuestro nombre de dominio está mal configurado o falla, nuestro sitio quedará inoperativo temporalmente y mostrará una pantalla de error con un mensaje de información que indica que no se ha podido resolver el host.

0/5 (0 Reviews)