Tipos de hosting y diferencias

Cualquier negocio que quiera triunfar necesita una página web bien diseñada o un blog con un buen contenido. Otro elemento imprescindible para el mantenimiento de una página o negocio de comercio electrónico es un hosting a medida.

El hosting no es otra cosa que el lugar donde vamos a guardar toda nuestra información. Es un servicio ofrecido por empresas que alquilan un espacio (físico o virtual, depende de tus necesidades) para las páginas web.

Hay que tener en cuenta que todas las páginas web necesitan de un servicio de almacenamiento web o hosting para gestionar sus datos. Lo que sucede es que hay varios tipos de hosting y cada uno tiene sus ventajas y diferencias. A continuación, vamos a contarte las distintas clases de hosting que existen y cuáles son sus diferencias.

Clases de hosting

Lo primero que tienes que saber es qué tipo de contenido vas a publicar. Por norma general, lo más recomendable es el uso de un CMS (del inglés, Content Management System) o gestor de contenidos. Hay varios tipos de CMS, Joomla, Drupal, WordPress, etc.

WordPress es el gestor de contenidos más usado del mundo. Se calcula que una de cada cuatro páginas del planeta está diseñada con este software. La comunidad de WordPress, en especial, WordPress en español, es muy activa, lo que garantiza soporte y ayuda en todo momento.

Una vez conocemos el tipo de gestor que vamos a usar para nuestro sitio web es la hora de configurarlo y preparar la página a funcionar. Para ello es necesario escoger un hosting que responda a todas nuestras necesidades. En Webempresa contamos con un servicio de hosting especializado para WordPress.

¿Qué tipo de hosting necesitas?

Para responder a esta pregunta necesitas saber qué negocio tienes. Los hostings se dividen en: virtual o VPS, compartido, dedicado y en la nube. No es lo mismo un periódico digital, que una empresa de zapatos o una empresa informática; cada una de ellas requiere de cosas diferentes. Un periódico necesita control de datos y fluidez de tráfico, a la empresa de zapatos con un gestor de comercio electrónico le es suficiente y la empresa de informática necesita una gran base de datos.

El compartido es el más barato, fácil de configurar y mantener. Sin embargo, es menos flexible y poco recomendable para grandes negocios ya que la velocidad que ofrece está limitada al estar compartido con otros usuarios. Muchos usuarios prefieren este sistema ya que con esto pueden empezar sus proyectos.

El virtual o también conocido como VPS, es un servidor dividido en partes diferenciadas e independientes que pueden tener diferentes usos. Es mejor que el compartido, pero es más caro. Por norma general, la gente que se decanta por un hosting virtual posee conocimientos avanzados de informática. Y es que, aunque instalar los plugins de WordPress no es complicado, la configuración de un hosting virtual es un poco más técnica.

Otra clase de hosting es el dedicado que puede llegar a ser caro, aunque ofrece muchas ventajas como una gran flexibilidad, seguridad y más recursos. Su mantenimiento, por contra, es más complejo que los anteriores. Esta opción es recomendable para negocios profesionales y con posibilidades de crecimiento.

Por último, está el hosting en la nube que es uno de los más eficientes. En teoría es uno de los mejores, pero su gestión se puede complicar ya que depende de las necesidades y su estructura. El hosting en la nube puede incluir compartido, virtual o dedicado. Por tanto, aunque es una buena solución para organizaciones empresariales grandes, consúltalo primero con un profesional.

Ten en cuenta, que elegir un hosting es una decisión técnica que es fundamental para que tu negocio triunfe. Por tanto, al igual que te recomendamos WordPress por sus plantillas y plugins WordPress, consulta a profesionales qué hosting te conviene.

 

0/5 (0 Reviews)